Cree en grande.
CONMEBOL

Tite - Scaloni, amalgama entre experiencia y juventud

Tite - Scaloni, amalgama entre experiencia y juventud

Dos generaciones distintas, exfutbolistas, que hoy están a los mandos de las potentes seleccionados, Tite y Scaloni, Brasil y Argentina, una lucha interesante desde los bancos, donde se conjugan experiencia y juventud.

Del clásico sudamericano, Brasil vs Argentina, saldrá el primer finalista de la CONMEBOL Copa América 2019. Un juego que despierta el interés del mundo futbolístico, catalogado como una final anticipada. El duelo entre los adiestradores no resulta desapercibido, teniendo en cuenta sus respectivas cualidades.

Cuando el brasileño Adenor Leonardo Bacchi ‘TiTe’, de 58 años, empezó su carrera como entrenador en 1990, Scaloni, de 41, era un adolescente que aún no había ni entrado a la base del Newell's Old Boys argentino, donde se formó como futbolista.

La experiencia resulta fundamental, pero no es lapidaria. Para Tite, que gana de antemano en virtud de momentos vividos, eso no significa una garantía de victoria, ante un adiestrador argentino que tiene sed de gloría y de rodearse de viejas glorias de la Albiceleste como Pablo Aimar, Walter Samuel o Roberto Ayala.

-  Tite y toda su experiencia-

Cuando Tite asumió la selección brasileña en junio de 2016 después de cerca de tres décadas como técnico, Scaloni daba sus primeros pasos sumándose al cuerpo técnico de su compatriota Jorge Sampaoli en el Sevilla.

Nacido en Caxias do Sul, en el sur de Brasil, fue un centrocampista cuyo mayor éxito fue ser subcampeón del Campeonato Brasileño en 1986 con el Guaraní.

Las constantes lesiones en la rodilla le obligaron a colgar las botas e iniciar la carrera de entrenador. Empezó en clubes de poca monta del interior de la región donde nació (Guarany-RS, Caxias, Veranópolis, Ypiranga, Juventude) hasta dar el salto al Gremio de Porto Alegre.

También estuvo al frente del Atlético Mineiro, Internacional y Palmeiras, pero sus mayores éxitos los alcanzó en sus tres pasajes en el Corinthians con dos títulos de liga (2011 y 2015), una Copa Libertadores (2012), un Mundial de Clubes (2012) y una Recopa Sudamericana (2013).

Tras pasar varios periodos aprendiendo nuevos métodos en el Viejo Continente, Tite asumió la selección brasileña el 20 de junio de 2016.

Su balance hasta ahora es casi perfecto con 31 victorias, 7 empates y solo 2 derrotas, una curiosamente en un amistoso contra Argentina en 2017 y la otra en los cuartos de final del Mundial de Rusia 2018 ante Bélgica, aunque su estilo no ha terminado de encandilar a la afición.

Quizá porque siempre ha dado prioridad a la solidez defensiva y prueba de ello es que solo ha recibido 10 goles en esos 40 partidos, ninguno en lo que va de Copa América.

-El más joven del torneo-

En el caso de Scaloni, tomó el mando apenas el año pasado, con muy poca experiencia como técnico, pero un amplio conocimiento de sus exitosos años como futbolista en varios clubes de Argentina, España, Italia e Inglaterra.

Scaloni se rodeó de exestrellas de la Albiceleste, lo que resultó positivo en la tarea del DT, el más joven del certamen.

Su primera experiencia fue en las categorías inferiores del Mallorca español hasta que Sampaoli lo llamó en junio de 2016 para que se integrase a su cuerpo técnico en el Sevilla y después se lo llevó a Argentina cuando fue nombrado seleccionador.

Sampaoli y toda su tropa dejaron sus cargos, pero Scaloni aguantó y le dieron el banquillo de la selección Sub'20, con la que se proclamó campeón del torneo amistoso de L'Alcudia.

La AFA se fijó en él, y ante el vacío en la Absoluta, lo nombró seleccionador interino de los mayores y luego la ratificó para disputar la Copa América.

Desde entonces trece partidos con trece equipos titulares diferentes y un balance total de 8 victorias, 2 empates y 3 derrotas, una de ellas en esta Copa América contra Colombia y otra ante la Brasil de Tite en un amistoso jugado en octubre pasado.

El martes Tite y Scaloni estrecharán de nuevo sus manos en el estadio Mineirao de Belo Horizonte por un billete para la final del 7 de julio en el Maracaná de Río de Janeiro.

 

 

 

 

 

 

CONMEBOL.com

Con información de EFE