Cree en grande.
CONMEBOL

Tabárez, un Maestro con todas las letras

Tabárez, un Maestro con todas las letras

Clases de modestia, sensibilidad y fútbol, el técnico uruguayo Oscar Tabárez inculca buenas enseñanzas a sus dirigidos dentro y fuera del campo de juego. Un humilde maestro de escuelas de potreros, que vive su cuarto mundial al frente de la Celeste.

Al ‘Maestro’ bien se le podría adjudicar como el icono que instruye bajo la #GrandezaSudamericana. Uruguay entrena, y Tabárez se sienta solo a un costado del banco mirando a sus dirigidos; nadie sabe lo que piensa, solo él tiene una certeza: “no entrena a estrellas”.

“Si quieres formar un grupo sólido, debes comenzar por darle el mismo respeto a aquel que es famoso como al que no lo es”, dice el técnico uruguayo Tabárez de 71 años de edad, el más longevo de los adiestradores en Rusia 2018.

A su edad y experiencia lo acompaña su filosofía del que “nadie es más que nadie en un equipo. Todos somos iguales”. El ‘Maestro’ considera que no entrena estrellas, entrena seres humanos.

“Si quiero ver estrellas, miro al cielo. Afortunadamente, en el equipo nacional de Uruguay hemos demostrado que es posible. Cuando esos jugadores famosos tienen ese sentido de grupo y liderazgo positivo que muestran, las cosas se vuelven más fáciles”, asevera el adiestrador.

Óscar Washington ejerció como maestro en enseñanza primaria en las escuelas del Cerro, Paso de la Arena y La Teja, barrios de Montevideo, compaginando durante años su profesión con el fútbol, aunque no afamado, ejerció de lateral diestro de 1967 a 1978.

De ahí viene su espíritu de modestia que inculca a los jugadores de la talla de Luis Suárez o Edinson Cavani, estelares de las grande Ligas europeas.

“Entiendo que algunas de las actuaciones que tienen y la atención que reciben en los medios mundiales significan que hay futbolistas más propensos ser vistos en un pedestal de idealización, pero eso no cambia el hecho de que entreno a las personas, con sentimientos y deberes y obligaciones comunes”, recalca el profesor charrúa.

En 1990, en el Mundial de Italia. Tabárez tomó por primera vez las riendas de la selección uruguaya, donde llegó hasta los octavos de final.

-Nunca se deja de aprender-

En el 2006, Uruguay quedó en el desahucio por no clasificar al Mundial de Alemania. Entonces, comenzó una restructuración, y el perfil ideal para liderar la cruzada estaba en Oscar Tabárez que, desde que comenzó su dirección, cosechó tres justas ecuménicas consecutivas, sin olvidar el campeonato de América del 2011.

Uruguay fue otro bajo la tutela del ‘Maestro’, que siempre se encuentra en una etapa de superación constante, tal como aquella frase que reza: “Nunca se deja de aprender”.

Ya en la tercera edad y con un cansino cuerpo, Tabárez sigue firme a pesar de la extraña enfermedad que padece hace un poco más de dos años: el Síndrome de Guillain-Barré, que le debilita el sistema nervioso hasta provocar la parálisis. De ahí sus muletas.

Así ha llegado a convertirse en el entrenador con mayor número de partidos dirigiendo a una selección en la historia con, por ahora: 183 encuentros entrenados a su país.

“Yo he madurado, he crecido como jugador y persona gracias al ‘Maestro’. Es uno de los mejores técnicos del mundo por su personalidad, por cómo ayuda a los jugadores”, señala Luis Suárez sobre su entrenador.

Uruguay se encuentra en la cúspide en Rusia 2018, con racha perfecta disputará los cuartos de final donde enfrentará a Francia. “uno de los partidos más importantes de nuestras vidas”, valora el adiestrador, un Maestro con todas las letras.

 

 

 

 

 

 

 

CONMEBOL.com - Cree En Grande