Cree en grande.
CONMEBOL

Niños de un proyecto social hacen el túnel de bienvenida a jugadores de la final

Niños de un proyecto social hacen el túnel de bienvenida a jugadores de la final

La sonrisa de un niño todo lo vale. Fueron 65 niños y niñas que viven en Jardim Gramacho, de Río de Janeiro, fueron parte de la gran fiesta de la final de la CONMEBOL Sudamericana, disputada en el estadio Maracaná.

Chicos que participan del proyecto IDE Jardim Gramacho fueron invitados por el departamento de marketing del Flamengo conjuntamente con la CONMEBOL para hacer el pasillo de salida a los jugadores del Flamengo e Independiente, que participaron de la final que terminó con el marcador 1-1, dándole el título al "Rojo de Avellaneda".

Los niños forman parte del proyecto #FestaNaFavela, que este año llevó más de 1.500 niños de diversas comunidades para el estadio en los juegos del Flamengo.

Y esta vez fue aún más cool. Los 65 niños y niñas elegidos para la gran final participaron del protocolo pre-juego de la Confederación Sudamericana de Fútbol (CONMEBOL).

Todos estaban uniformados con los colores de los equipos que disputaron la competición e hicieron un corredor en la orilla del césped durante la entrada de los jugadores.

Acaso el momento más emotivo fue cuando dos de los chicos, uniformados con los colores de los dos finalistas entregaron la pelota al árbitro del partido antes del inicio del juego. 

Pero lo que muchos no vieron, y que las cámaras no captaron, se dio antes de la entrada de los atletas, fueron las lágrimas de los niños, algunos quienes pisaban por primera vez el majestuoso Maracaná. 

Fue una fiesta desde el inicio hasta el final, pero las lágrimas de emoción luego convertidas a sonrisa de un niño no tienen precio. #CreeEnGrande

CONMEBOL.com  

Datos: medium.com