Cree en grande.
CONMEBOL

La sonrisa del ‘Tigre’ Gareca en su año más emotivo

La sonrisa del ‘Tigre’ Gareca en su año más emotivo

Colocar a la selección de Perú en un mundial, tras 36 años de ausencia, es quizás una de las mayores proezas de Ricardo Gareca como entrenador. Con la cuenta regresiva para la cita ecuménica en la mesa y aún sin dimensionar el tamaño de lo conquistado, el ‘Tigre’ palpita su mejor momento cumpliendo 60 años de edad, esperanzado de seguir guiando a la Bicolor por la senda de la victoria.

Perú derrotó a Paraguay 4-1 en Asunción, una victoria histórica que significó el punto de inflexión para lograr el objetivo de alcanzar el mundial: “Confio plenamente en este grupo de jugadores y estoy seguro de que llegaremos al mundial”, declaró el ‘Tigre’, tras el enorme triunfo, en una clara denotación positiva de Creer en Grande.

La biografía de vida del argentino tiene en un 95 por ciento de protagonista al balón, su leal compañero desde que jugaba en las inferiores del Boca Jrs. Un fino delantero de gran contextura física, con terciopelo en sus pies y muy fiel al aérea.    

Llamado el ‘Flaco’ en su época como futbolista, terminó su carrera en el Vélez Sarsfield, club del cual se confesó hincha y dirigió como DT, levantando el trofeo de campeón del Torneo Clausura 2009 y 2011, Torneo Inicial 2012 y el Campeonato de Primera División 2012-2013.

Además, en su legajo como DT figuran el San Martín de Tucumán, América de Cali, San Fe, Universitario de Deportes y Palmeiras. En el año 2015, acepta dirigir el seleccionado Bicolor, donde viviría acaso su mejor etapa en los banquillos.

"Ricardo nos devolvió la identidad. Es un DT muy táctico, ve mucho fútbol", afirmó a la prensa Nolberto Solano, asistente del estratega, tras vencer 2-0 a Nueva Zelanda por el repechaje al Mundial de Rusia 2018.

"Es extraordinario trabajar con Gareca. Es una gran persona. Como entrenador, estratega, es un tipo que conversa mucho. Entiende mucho al jugador. Da mucha confianza. Te motiva mucho antes de los partidos. Eso a uno le gusta. Creo que ha podido cambiar un poco el pensamiento, el chip peruano. Hoy en día veo a mi selección corriendo, luchando hasta el último", opina el capitán y referente de Perú, Paolo Guerrero.

Ahora, tras sembrar la semilla de la confianza en los jugadores peruanos y recuperar el prolijo juego colectivo, se alista para su mayor reto: estar en un mundial, una cita que le resultó esquiva en su época de futbolista, a pesar de brillar con la Albiceleste.

-De villano a héroe-

El ‘Tigre’ protagonizó momentos históricos con la selección argentina y en una de ellas – las vueltas que da la vida- se topa con Perú, cuando marcó un gol durante las Eliminatorias para México 86’, para brindarle el boleto a la Albiceleste y dejar con las ganas al cuadro ‘incaico’.

Era junio de 1985. Perú ganaba de visita a Argentina 2-1 y tenía un pie en el Mundial de año siguiente. Pero el ‘Flaco’ empujó un balón cuando faltaban 10’ minutos y mandó a Argentina para México y a Perú a un repechaje que luego perdería.

Aquel 2-2 significó un trago amargo para la Bicolor, sin embargo, hoy celebra bailando en el limbo de la victoria, mediante las manos del mismo hombre que sus pies habían negado estar en la justa ecuménica.

Perú ocupa el Grupo C en el Mundial de Rusia, junto con Francia, Dinamarca y Australia, un grupo relativamente difícil, pero en el país 'incaico' no existe la palabra imposible: “Son rivales de cuidado, es muy bueno para nosotros en el arranque, es importante. Nos lleva a dar nuestro máximo rendimiento a prepararnos de la mejor manera", señaló el estratega argentino, luego de conocer los contrincantes de la Bicolor.

Para el ‘Tigre’ el Mundial será la mayor presa desde su etapa como entrenador. A pesar de la alegría de estar en la competencia más importante en el mundo futbolístico, Gareca quiere más y mentaliza a sus pupilos a no dejar de Creer en Grande.

 

 

 

 

 

 

CONMEBOL.com