Cree en grande.
CONMEBOL

La generación dorada chilena vuelve a coronarse como el mejor equipo de América

La generación dorada chilena vuelve a coronarse como el mejor equipo de América

La 'generación dorada' de Chile ha alcanzado el punto justo de madurez y, con Arturo Vidal, Alexis Sánchez, Gary Medel, Marcelo Díaz y Claudio Bravo a la cabeza, le han dado a la Roja sus dos únicos títulos en la historia en dos años consecutivos. Anoche derrotó nuevamente a Argentina por la tanda de penales, reafirmándose como la mejor generación del fútbol chileno.

Nadie puede discutir que este último domingo se volvieron a enfrentar las mejores selecciones de este Copa América Centenario. Argentina llegaba como favorita, ya que había tenido un rendimiento colectivo excelso, sin ninguna derrota y solo le habían convertido dos goles en lo que iba del campeonato, su capitán Lionel Messi, pasaba por un buen momento brillando en cada partido y llegando a los goles.

En cambio Chile fue de menos a más en esta Copa América, con derrota en el debut precisamente ante Argentina, pero en cuartos de final goleó a México 7-0 y en semis despachó con autoridad 2-0 a Colombia. La Roja volvía a mostrar ese fútbol que lo había llevado a la gloria el año pasado, los integrantes de la generación dorada chilena se reencontraban y se ponían como serios favoritos a conseguir un nuevo título continental.

En el uno a uno del equipo chileno, se puede encontrar grandes rendimientos, no en vano tres integrantes del plantel trasandino fueron los destacados en esta Copa. Alexis Sánchez fue elegido como el mejor jugador del torneo, si bien en la final tuvo un rendimiento un tanto discreto, se despachó durante la mayoría de los partidos, tocando su pico en los cuartos de final frente a México.

Eduardo Vargas fue el “bota de oro” de la Copa América Centenario, el Turboman repitió así su título del año pasado cuando fue junto al peruano Paolo Guerrero cogoleador de la Copa América de Chile-2015 con cuatro tantos cada uno. Vargas quedó un tanto por encima del astro Messi, que anotó cinco goles. 

Estuvo siempre en los momentos precisos, y en la final solo contó con una sola chance de gol, en un remate cruzado que terminó desviando arquero argentino Romero.

El portero capitán y referente de la generación dorada chilena es Claudio Bravo, elegido el “guante de oro” de la competición, el hombre del Barcelona es un ejemplo de superación después de haber sido blanco de críticas negativas, ante sus discretas actuaciones en los partidos precedentes a la final.

Bravo fue el jugador más importante en el último partido, no solo por haber detenido dos penales en la tanda final, sino por lo hecho durante los 120 minutos que duró el juego, con grandes atajadas, sobre todo ante el remate de cabeza de Sergio Agüero, en donde el guardameta estiró toda su humanidad para desviar el balón que ya tenía destino de red.   

Finalmente queda una mención especial al mediocampista Arturo Vidal, que además de ser pieza clave en la zona medular chilena, le entregó garra y temperamento a cada disputa del balón, no solo durante la final, sino que a lo largo de la competencia. El Rey ha logrado la madurez y se muestra como uno de los mejores jugadores de esta generación, que aún no tiene fecha de caducidad.

El encuentro de anoche estuvo marcado por la paridad, la Roja le jugó de igual a igual a Argentina e incluso en varios pasajes del partido mostró dominio territorial y táctico.

El argentino Juan Antonio Pizzi, que fue muy cuestionado meses atrás, siguió los pasos de su compatriota Jorge Sampaoli que había dirigido a la generación dorada en la primera conquista continental en 2015.

Chile se vuelve a Santiago con toda la gloria, Argentina regresa a Buenos Aires con otra frustración y con su estrella en retiro de la albiceleste.

 

 

Datos: AFP

Texto y Foto: CONMEBOL.com