Copa Libertadores. Historia

El nacimiento de una pasión continental

En América del Sur los partidos oficiales entre clubes de distintos países nacieron en 1900, cuando Francis Chevallier Boutell asumió la presidencia de la Asociación del Fútbol Argentino (AFA). Creó la Copa Competencia y donó el trofeo para ser disputado entre los clubes de Buenos Aires, Rosario y Montevideo que se inscribieran para participar.

Colo Colo y la copa de campeones

El chileno Luis Valenzuela, presidente de la Federación de Chile desde 1937 y de CSF desde el 15 de enero de 1939, fue quien hizo realidad esos anhelos. En su tercera presidencia en Colo Colo, Robinson Álvarez manifestó su decisión de organizar, en Santiago la Copa de Campeones de América. Durante febrero y marzo de 1948 se llevó a cabo el torneo con los clubes coronados de 1947. Vasco da Gama (Brasil) se consagró campeón.

La propuesta toma forma

En septiembre de 1958 el nuevo titular de la CSF José Ramos de Freitas (Brasil) remitió un telegrama a las Asociaciones de Paraguay, Uruguay, Argentina y Chile, anunciando su arribo a esos países que, en ese orden visitaría, “con el propósito de considerar con los dirigentes problemas de importancia relacionados con actividades futuras en el continente”.

En Caracas se consolida la idea

La CSF convocó el 30 de julio de 1959 a un nuevo congreso en Caracas, por entonces la sede de la Federación de un fútbol incipiente. El punto más importante de la reunión: la creación de la Copa Campeones. La original idea de Chile contaba ahora con el ferviente apoyo de Argentina y Brasil.

Finalmente, el 2 de agosto de 1959, aquella reunión extensa se volvió histórica. Con 8 votos a favor y uno en contra (Uruguay), además de la abstención de Venezuela, la CSF resolvió por mayoría, la creación de la Copa de Campeones (así se la llamó). Recién después de la sesión del congreso entre el 27 y 30 de agosto de 1959 presidido por Fermín Sorhueta (Uruguay) se decidió que la competencia se llamará “Libertadores de América”, en homenaje a los héroes que cimentaron la creación de las naciones sudamericanas.

El primer partido en la historia del certamen fue el protagonizado entre Peñarol de Uruguay y Jorge Wilstermann de Bolivia, que finalizó con un abultado 7-1 en favor del equipo uruguayo. Se disputó el 19 de abril de 1960. El campeón de esa edición fue Peñarol, que superó en la final al Olimpia de Paraguay.

El ganador de esta competición disputa la Recopa Sudamericana y la Copa Mundial de Clubes de la FIFA. Se disputa en el primer semestre de cada año. El club con más títulos es Independiente con siete y el máximo goleador es el ecuatoriano Alberto Spencer con 54 tantos.