Cree en grande.
CONMEBOL

Fede Valverde, el as de la Celeste

×

Mensaje de error

Notice: Undefined index: und en eval() (línea 1 de /data/www.conmebol.com/public_html/sites/all/modules/views/plugins/views_plugin_argument_default_php.inc(53) : eval()'d code).
Fede Valverde, el as de la Celeste

La selección de Uruguay plantó bandera en Asunción venciendo por primera a Paraguay en su fortaleza, rompiendo la hegemonía guaraní en el momento justo para que, con los tres puntos en los bolsillos, allane su camino hacia Rusia 2018. Gran responsable de la gesta uruguaya, un ‘chiquilín’ de 19 años, Federico Valverde.

La visión del ‘Maestro’ Oscar Tabárez fue estratégica, sabía que necesitaba vitalidad en el medio sector, es por ello del llamado al volante Federico Valverde, un juvenil campeón con la Sub 20 charrúa en el Sudamericano disputado este año en Ecuador y Balón de Plata en el Mundial de la categoría, que se jugó igualmente este año en Corea.

“A Valverde lo conozco desde que tiene 13 años, seguí toda su evolución: era un futbolista muy distinto en aquel tiempo chiquito; flaquito; de perfil bajo y extremadamente tímido, pero los entrenadores de las diferentes categorías por las que fue pasando vieron características que los demás chicos no tenían. Haciendo hincapié en su visión de juego por su corta edad. Y yo estoy convencido y se lo dije a él, que tiene para muchos años en la selección”, relata el Maestro Tabárez sobre su as, la apuesta que le dio frutos en la zona medular.

Paraguay llegaba envalentonado para el partido contra Uruguay, tras su gran victoria contra Chile en Santiago, donde fue capital ganar el medio sector. Por ello, el Maestro apostó por Valverde, jugador adquirido por el Real Madrid y cedido a préstamo al Deportivo La Coruña, español.

Rápidamente el juvenil se metió de lleno y encajó perfecto en el andamiaje del equipo Celeste, soportando los embates de Paraguay, apurado por dejar los tres puntos en su estadio.

Y cuando las nubes daban aviso de la tormenta, a los 76’ apareció el remate iluminador de Fede Valverde, que se desvía en el trayecto, pero termina inflando la red para acorralar a la escuadra paraguaya y hacer crecer los ecos de una resonante victoria para llegar a flanco de clasificación directa.

El zaguero Martín Cáceres metió una pelota cruzada por izquierda y Valverde alcanzó el despeje de la defensa paraguaya. Le pegó como venía y el bombazo iba directo al arco. El arquero guaraní Antony Silva volaba para contenerlo, pero el balón se desvió en el paraguayo Richard Ortiz, descolocando al meta, y fue a embolsar la red.

La faena lo completó el letal ‘Lucho’ Suárez, quien tras una fenomenal corrida dejó pagando al arquero Silva y remató por el travesaño y el rebote que favoreció a la Celeste porque pegó en Gustavo Gómez y se metió a portería, para un lapidario 2-0 parcial.  

-Para muchos años más -

En su primer partido como titular con la Celeste Absoluta, Fede Valverde tuvo una catarata de elogios por parte de la afición y prensa charrúa. Expeditivo, rápido en los cortes e influyente en la marcación férrea, con una notable cifra de 89 por ciento de efectividad en los pases.

De hecho, la primera jugada nítida de gol que tuvo Uruguay en los pies de Edinson Cavani nació justamente en un pase de Valverde desde mitad de cancha a la punta izquierda, que dejó sólo al 'Matador', quien disparó desviado.

Para los hinchas uruguayos una clasificación directa a Rusia-2018 es más bien un sueño. Este país de 3,4 millones de habitantes, que tiene en su haber dos Copas del Mundo (la primera de la historia en 1930 y la segunda en el recordado 'Maracanazo' ante Brasil en 1950 en el Maracaná), es una cuna de cracks y Valverde, al decir de los conocedores, viene a seguir con esa tradición.

Un encomiable debut del juvenil, quien quizás se ganó un puesto fijo en el equipo.

 

 

 

 

CONMEBOL.com