Argentina igualó 0-0 ante Austria en la última fecha del Grupo B de la Copa Mundial Sub-20 de la FIFA y, tras la derrota de Myanmar a manos de Nueva Zelanda en el Grupo A, se despide del torneo.

La Albiceleste salió a la cancha consciente de que necesitaba la victoria para no depender de terceros, y pasados unos primeros minutos en los que el arquero Augusto Batalla tuvo que emplearse a fondo, el equipo argentino fue haciéndose dominador del partido. De hecho, Austria no volvió a pisar el área rival, pero Argentina se encontró con otro problema: el partidazo de Tino Casali. El 1 austríaco fue un muro inexpugnable.

En la primera de peligro, la suerte estuvo del lado del arquero: Ángel Correa desbordó a toda velocidad y su centro fue exacto hacia Nicolás Tripichio, pero la definición franca del volante pegó en Giovanni Simeone cuando tenía toda la pinta de ser gol.

Después, fue el show de Casali. Calentó manos contra Correa, le sacó una pelota bárbara a Tripichio estirándose a su derecha y, para cerrar la etapa, le ahogó dos veces el grito a Simeone en una doble tapada sensacional.

El muro amarillo
El segundo tiempo Argentina lo empezó a todo vapor, pero no alcanzó. Una media vuelta de Emanuel Mammana tras un corner lo despejó el de siempre. El rebote, un centro-shot potente de Cristian Espinoza, también.

Los chicos de Humberto Grondona presionaban, iban con pasión y determinación, pero las ideas no salían.

Casali pasó a ser decisivo en el juego aéreo y, cerca del final, otra vez ante Correa. El final encontró a Argentina cerca de la victoria que necesitaba, pero no se concretó. Casali resistió, Myanmar cayó ante la selección anfitriona... y Argentina hace ya las maletas rumbo a casa.

Austria, que con este empate pasa como segunda del Grupo B, se medirá el 11 de junio en Whangarei al segundo del Grupo F.

 

Fuente: FIFA