Cree en grande.
CONMEBOL

El campeón de América llega a Frankfurt y va en busca de la Suruga Bank

El campeón de América llega a Frankfurt y va en busca de la Suruga Bank

El argentino River Plate quiere prolongar uno de los momentos más felices de su historia, y luego de conquistar el miércoles la Copa Libertadores de América por tercera vez, emprendió el viaje a Japón en busca de la Suruga Bank Cup, la primera de las varias copas internacionales que disputará en los próximos meses.

El plantel de River viajó la tarde del jueves a Japón donde el martes próximo se medirá con Gamba Osaka por la Copa Suruga Bank, el trofeo que disputan los últimos campeones de la Copa Sudamericana y la Copa de Japón.

Al menos un centenar de hinchas acudió al aeropuerto de Ezeiza para saludar y despedir a los campeones de América, en una travesía con escala en Frankfurt antes de llegar a Tokio y luego trasladarse a Osaka, escenario del encuentro, con la idea de ser el segundo equipo argentino ganador de ese trofeo, después de que Arsenal lo consiguió en 2008.

Para esa definición, el plantel lo integran Marcelo Barovero y Julio Chiarini (arqueros), Gabriel Mercado, Jonathan Maidana, Eder Álvarez Balanta, Leonel Vangioni, Ramiro Funes Mori, Camilo Mayada (defensas), Matías Kranevitter, Luis González, Leonardo Ponzio, Carlos Sánchez, Augusto Solari, Leonardo Pisculichi, Gonzalo Martínez, Nicolás Bertolo y Tabaré Viudez (volantes), Javier Saviola, Lucas Boyé y Sebastián Driussi (atacantes).

A la cita en suelo nipón no viajaron el delantero Lucas Alario, figura y autor del primer gol 'millonario' en la final de la Copa por un golpe en el tobillo que lo obligó a ser reemplazado, y tampoco el uruguayo Rodrigo Mora, que confirmó su traspaso al club saudita Al Nassr y al que se incorporará en los próximos días.

Otro gran ausente es el atacante Fernando Cavenaghi, jugador símbolo de River, que inmediatamente después de alzar la Copa Libertadores destacó que su ciclo en el club está cumplido, y a los 34 años evaluará cómo continuará su carrera.

Pero, más allá de las ausencias en el próximo duelo, River se prepara para continuar su proyección internacional, que comenzó con la obtención de la Copa Sudamericana-2014 y la Recopa Sudamericana-2015 en febrero pasado, todo bajo el mando de Marcelo Gallardo, que se dio el gusto de alzar la Libertadores como jugador –en 1996- y como director técnico de River.

En poco más de doce meses, Gallardo, de 29 años, se aseguró un lugar protagónico en la historia del club, ya que asumió con solvencia la dura misión de suceder al exitoso y carismático Ramón Díaz, con un equipo que mostró un juego brillante por momentos y, cuando no se podía lucir, mostró empuje y carácter para superar las adversidades.

Además de la Suruga Bank, el club de la banda roja intentará en los próximos meses retener la Copa Sudamericana y a fin de año disputará el Mundial de Clubes, en el cual jugará en semifinales el 16 o 17 de diciembre en Japón, ante un rival por confirmar, y en caso de ganar ese choque podría cruzarse con el poderoso FC Barcelona en la definición.

River ganó su única Copa Intercontinental –el antecedente del Mundial de Clubes- en 1986, cuando doblegó al rumano Steaua Bucarest, en Tokio, con gol del uruguayo Antonio Alzamendi.

Por otra parte, en los primeros meses de 2016 tendrá la oportunidad de jugar nuevamente la Recopa Sudamericana –ante el ganador de la próxima Copa Sudamericana-, y la Copa Libertadores, ya como defensor del título.